La mujer en la guerra. La de Cuba y…las demás.

EL PAPEL DE LAS MUJERES EN LAS GUERRAS MUNDIALES

 

Durante esta semana, en las clases de historia nos hemos dedicado a realizar un trabajo de investigación en relación con Ramón y Cajal y la Guerra de Cuba. Para ello comenzamos leyendo del capítulo XXII a XXV de su obra, Los recuerdos de mi vida, en los que relata su estancia y participación en dicha guerra. Después de leerlos, tuvimos que analizar y hacer un resumen de cada capítulo para ponerlo en común en clase por grupos. En el capítulo XXIII nos dimos cuenta de que nombra la palabra “venus” para referirse a las mujeres, pero… ¿qué papel tenían las mujeres en las guerras? Bien, como queríamos saber más, elegimos este tema para investigar diacrónicamente centrándonos en su participación en las guerras a nivel mundial para poder ver su progreso en distintos países, pero antes de eso resolvimos la anterior pregunta enfocándola en la Guerra de Cuba. En el momento en el que Ramón y Cajal viaja a Cuba, es porque ésta intenta independizarse, pues era una colonia española. En el capítulo habla de las mujeres cuando cuenta la “buena vida” que llevaba en un determinado momento de cuando estuvo en Cuba. De esta forma, podemos entender que se trataba de prostitutas que acompañaban a los militares españoles.

A continuación, vamos a comentar y explicar el contenido de nuestro proyecto recogido en 15 diapositivas en un Power Point.

 

El trabajo está dividido en dos partes: La Primera Guerra Mundial que incluye imágenes, un vídeo y la biografía de la primera mujer que participó en esta guerra. La Segunda Guerra Mundial, también incluye fotos, dos vídeos, un testimonio, y la biografía de una mujer que aportó un gran cambio en la sociedad tras la Segunda Guerra Mundial.

En la portada, aparece una imagen de una mujer sujetando un arma. Se trata de Lyudmila Pavlichenko, que nació en 1916 en Ucrania y murió en 1974. A sus 25 años, se unió al ejército rojo, acabando con la vida de 306 nazis y la nombraron como la mejor francotiradora de esta guerra.

En la primera parte, (Primera Guerra Mundial 1914-1918) aparece en la diapositiva número uno la imagen de la primera mujer que participó en la guerra llamada Margaretha Zelle. Era de nacionalidad holandesa y su vida no fue nada fácil ya que se dedicaba a trabajar a cargo de unos niños y cuando recibió la noticia de que comenzaba la guerra, quiso ayudar. Como era mujer era obvio que no le dejaron, así que decidió hacerlo a su manera. Sedujo a ambos lados para así poder enterarse de lo que ocurría en la guerra, para mantener informada a la población. Como era de esperar, la pillaron y decidieron matarla. Sin embargo, varios artículos cuenta cómo esta mujer se sentía orgullosa de lo que había hecho y no le importaba en absoluto su final.

La segunda diapositiva es una imagen publicitaria de EE.UU. del año 1918. Aparece una mujer bajo el lema “she is doing her part to help win the war”, que en español significa “Ella está haciendo su parte para ayudar a ganar la guerra” podemos ver a una mujer que se supone que está ayudando pero desde la cocina, preparando comida con harina de maíz, avena y cebada ya que en EE.UU., se restringió el uso del trigo porque las cosechas iban mal a causa de la guerra. De esta manera, se animaba a las demás mujeres a cocinar con este tipo de harina haciéndoles creer que así ayudaban a ganar la guerra. En el video (que pertenece a la Primera Guerra Mundial) se ven imágenes en las que aparecen mujeres trabajando en puestos que antes eran realizados por los hombre; exactamente, se ven mujeres obreras. Esto demuestra un cambio en la sociedad porque ellas solamente se dedicaban a ser amas de casa y a cuidar de los hijos mientras que los hombres se dedicaban a trabajar. Las circunstancias de esta guerra (los hombres fueron llevados a campos de concentración) dieron lugar a que todo aquel que estuviera en condiciones de trabajar se pusiera a ello, entre ellos las mujer. Los hombres estaban en  desacuerdo, así que para poder mantener a los pocos hombre que tenían, las empresas les pagaban menos a las mujeres.

En la segunda parte, (Segunda Guerra Mundial 1939-1945) la primera imagen es del 4 de diciembre cuando todas estas mujeres se unieron al “Batallón de la muerte” del ejército ruso, es decir, a la guerra. Condujeron ambulancias llenas de soldados heridos en medio de bombardeos, lucharon para conseguir el derecho al voto, se hicieron enfermeras, volaron aviones sobre combate, aprendieron a construir aviones y tanques, etc. Como ya sabemos de la Primera a la Segunda Guerra Mundial hay unos 20 años de diferencia y los cambios que surgen de una guerra a otra son importantes porque la mujeres ya no solo cubrieron los puestos de trabajo de los hombres como en la primera guerra sino que, éstas también lucharon como lo hombres. Tras la Segunda Guerra Mundial, Eleanor Roosevelt, que aparece en la siguiente diapositiva, fue una mujer importante porque gracias a ella, la Carta de los Derecho del Hombre pasó a ser la Carta de los Derechos Humanos, donde ya no solo englobaba al hombre sino, también a la mujer. El siguiente vídeo, es básicamente un resumen de los distintos oficios que llevaron a cabo las mujeres en las dos guerras, estableciendo de esta manera una comparación en la que se ve el progreso de una a otra. Además habla del salario y comenta que en la Segunda Guerra Mundial, los salarios subieron pero nunca llegaron a igualarse al de los hombres. La siguiente imagen es publicidad pero en este caso de la Segunda Guerra Mundial. Fue publicada en 1939 en EE.UU. y aparece una mujer con un avión de fondo bajo el lema “be a marine”. De esta forma, en comparación con la primera imagen publicitaria notamos un gran cambio ya que en este cartel una mujer anima a otras a unirse a la marine. Así pues, podemos darnos cuenta del cambio que hay de la Primera a la Segunda Guerra Mundial ya que primero la mujer ayudaba desde la cocina y en este caso pertenece a la marine. El testimonio pertenece al libro La Guerra no tiene rostro de mujer de la escritora bielorrusa Svetlana Alexiévich.

El testimonio es de una mujer que no quiso concederle a la autora una entrevista completa pero le cuenta que cuando acabó la guerra, su marido le pidió matrimonio y ella no sabía cómo sentirse porque tras disparar armas de fuego, no se sentía femenina. Las dos últimas imágenes se ve el cambio del papel de la mujer. Para finalizar nos muestra un vídeo de toda la evolución de la mujer, desde los antepasados que las hacían trabajar en tareas domésticas enseñando a sus hijas a ser como ellas hasta el día de hoy, que cualquier mujer puede participar en una guerra y aportar igual que cualquier hombre.

 

Para concluir, la evolución de la mujer se ha notado mucho en el cambio de guerras ya que las mujeres dejaron de ser simplemente amas de casa para ponerse a trabajar en puestos de trabajo donde antes solo los hombres habían trabajado. En la Primera Guerra Mundial se notó un poco de cambio porque las  mujeres empezaron a trabajar en la industria pero, se nota más en la Segunda porque estas, empezaron a ser partícipes de la guerras y realizaban los mismos trabajos que los hombres como, pilotar aviones, construir barcos y tanques, conducir ambulancias durante bombardeos, etc. Gracias a todos estos cambios y al repetido y duro esfuerzo durante toda la historia de la humanidad, en la actualidad vivimos en democracia donde tanto los hombres como las mujeres somos iguales y tenemos los mismo derechos. Sin embargo, seguimos luchando porque siguen existiendo pequeñas diferencias que siguen dejando al hombre superior a la mujer como por ejemplo, las diferencias salariales en un mismo trabajo donde el hombre por poco que sea, cobra más que la mujer. Esta lucha llegará un día donde esperemos que se acabe y de verdad, todos seamos iguales. Así pues, podemos decir que las mujeres también participaron y participan en las guerras.

A continuación os dejamos un power point que recoge lo que hemos comentado.